BVDERMA


Categorías


Etiquetas


BVDERMA

/ 0

Consejo Farmacéutico

Cómo Tratar el Pie de Atleta

20th diciembre 2014

Aprovechando el actual momento de auge del fenómeno running que ha hecho que gran cantidad de personas tradicionalmente sedentarias se incorporen a la cultura del esfuerzo y la vida sana, dedicamos este blog a todos los nuevos corredores para que tomen conciencia de la importancia de un buen cuidado de los pies para evitar posibles complicaciones como el conocido pie de atleta.

El pie de atleta, también conocido como tiña del pie cuyo nombre científico es Tinea Pedis es una infección que afecta a los pies, pliegues interdigitales, planta, talón y bordes del mismo. Se suele relacionar con algún tipo de práctica deportiva pero no es exclusiva de la misma. Se produce por hongos dermatofitos (micosis) pudiendo afectar también a manos y uñas. Es una infección que prolifera principalmente en climas cálidos y húmedos por lo que en la zona Mediterránea tenemos una alta probabilidad de padecer esta infección. Suele ser por lo general una infección con pronóstico favorable.

Las vías de transmisión son persona a persona, a través de objetos o suelos contaminados, piscinas y duchas públicas entre los factores más importantes. Afecta tanto a la población masculina como a la femenina pero especialmente a varones jóvenes. Entre los grupos de mayor riesgo a sufrir esta afección cutánea se encuentran pacientes inmunodeprimidos ya que su sistema inmune está disminuido, pacientes diabéticos en los cuales esta patología puede derivar en complicaciones más severas como gangrenación y por tanto deben tener especial cuidado, y deportistas de élite como por ejemplo los futbolistas.

En relación a la sintomatología podemos hablar de pacientes tanto asintomáticos (cursan exclusivamente con mala odoración) que suelen ser la mayoría de los casos, como pacientes sintomáticos que presentan picor, enrojecimiento, grietas, ampollas, escamas y en casos más graves ulceración que puede derivar en una infección bacteriana que requiera la administración de antibióticos.

El tratamiento del pie de atleta se lleva a cabo a través de pomadas y polvos antifúngicos que contienen clotrimazol y miconazol y es aconsejable su uso incluso una o dos semanas después de la desaparición de los síntomas. En el supuesto que haya recaídas se prescriben fármacos vía oral para lo cual es necesario acudir al personal médico, la automedicación no está indicada en ningún caso.

Para evitar el contagio, reproducción y propagación de este tipo de infecciones recomendamos:

Mantener los pliegues de los dedos en los pies, la región genital y las manos siempre bien secos. Es aconsejable utilizar una toalla específica para el secado de los pies diferente al resto del cuerpo. En caso de no disponer de una segunda toalla, reservar una pequeña porción de la misma, una esquina, para este proceso.
• En zonas públicas, véase gimnasios y duchas comunes (campamentos, albergues) es recomendable el uso de chanclas ya que los suelos de vestuarios son un foco de infección elevado.
• Recomendamos el uso de polvos pédicos o sprays con acción antitranspirante y antimicótica que en su mayoría suelen contener oxido de zinc y ácido bórico. Estos se pueden aplicar directamente sobre el calcetín o el propio zapato para evitar el exceso de sudoración. Además es conveniente el uso de calcetines de algodón y no de fibra para asegurar una correcta respiración de nuestro pie.
El uso continuado de antibióticos puede provocar una bajada de nuestras defensas y de esta forma, pueden aumentar las infecciones por hongos, por tanto recomendamos el consumo de estos medicamentos siempre bajo prescripción médica y consejo farmacéutico.
Evitar compartir prendas, tales como toallas, calzado o ropa, con que padezcan la infección ya es una forma sencilla de transmisión.

Un saludo, espero que sean de utilidad estos consejos y no dudes en contactar por mail si tienes alguna consulta.

Rosa Sancho | Farmacéutico

rosa@farmaciablancovicente.com

FARMACIA BLANCO VICENTE | BURJASSOT – GODELLA

Rosa S.
Author

Rosa S.